Marc-aurel Bonne-année opina

Haití es un país independiente desde enero de 1804, esta independencia es fruto de esfuerzos en conjuntos de cada uno de nuestros antepasados basados en el lema "La unión hace fuerza".

La declaración universal de derechos humanos de 1789 en Francia fue el pilar de la idea de los antepasados de libertad de la esclavitud horrorosa a la cual estábamos obligados. Los padres de la patria Toussaint Louverture, Jean Jacques Dessalines entre otros usaron esta poderosa arma "LA UNION" para dotarnos de un país libre e independiente que hoy en día, sus hijas e hijos no saben si son libres o no, creando una incertidumbre en generaciones pasadas y presente. El primero (01) de enero de 1804, el pueblo amaneció feliz, radiante experimentando por primera vez en su vida una sensación de ser libre como un pájaro viajando de un horizonte a otro.

Como dice el dicho parece que lo bueno no dura, años tras años vamos perdiendo esta liberta que tanto costó a los antepasados, la unión que les dio fuerza para alcanzar la meta ha desaparecido con el tiempo. Los dirigentes políticos jalan cada uno por su lado sin pensar que tenemos algo en común "Haití". Haití no puede existir sin la buena convivencia de cada uno de sus hijos, por ende de sus formas de pensar, de actuar, de tomar decisiones. "La fraternidad es la cimienta de la buena convivencia del mundo y en particular de un país", Cada uno debemos fraternizarnos y así fortalecer nuestra nación.

Los desentendidos entre políticos que solo velan por sus propios beneficios impiden el ir a recibir el pan de educación de nuestros hijos que son el futuro del país, las calles están abarrotadas de barricadas, sangre derramada de compatriotas, muchas veces inocentes, recorren nuestras calles. Las actividades económicas están nulas, otra vez el pueblo esta privado de salir libremente a caminar a sus quehaceres diarios. La juventud de su lado, está desorientado, sin rumbo, con miedo de qué será su futuro, no sabe qué hacer, a donde ir.

Las catástrofes naturales que sufre el país constantemente, se unen a los malentendidos o desentendidos entre políticos para hundir más al país en las penurias a las que estamos expuestos, a la progresiva desaparición de la agricultura, del ganado, de las infraestructuras y la degradación del medio ambiente.

Los últimos acontecimientos a nivel nacional están llevando al país a una situación dolorosa, inaceptable registrando paralización de actividades educativas, laborales entre otras. El pueblo no puede salir de su hogar en dirección a sus quehaceres cotidianos.

La economía del país está por el suelo, la falta de empleos hace a más de uno abandonar el territorio con el fin de conseguir algo mejor, pero en el transcurso encuentran inesperadas sorpresas, que muchas veces les hacen retroceder. Haití es un país rico, lleno costas hermosas ideal para descansos turísticos, un ambiente tropical inigualable, el mar es cristalino, un rincón único, Haití es una perla hermosa. Todas esas bondades del país debemos utilizarlas para mejorar la economía nacional donde nuestros hijos puedan tener un futuro asegurado, nuestros jóvenes recuperar la esperanza, estar orgullosos de nosotros mismos, a las mujeres tener su participación activa en el desarrollo del país, a los envejecidos una alimentación adecuada y sus medicinas disponibles a toda hora del día. En fin cada uno pueda disfrutar de un país tranquilo, sin pensar en si mañana va estar bien o mal.

Les invito a todos, políticos haitianos, niñas y niños, jóvenes y adultos, mujeres y hombres a unirse a nosotros, a unirse a la liga haitiana internacional (LIHAITI) para salvar a la patria. Haití no puede esperar mas, es tiempo de dejar a un lado las diferencias, los intereses personales, es tiempo de pensar en bien del país, "Haití es uno, pero para todos", trabajemos juntos para proteger y cuidar lo que es nuestro. "Destruir lo que es nuestro, es destruir a nosotros mismos".

Es tiempo de decirle al mundo, a la comunidad internacional que se une a nosotros, que nos apoyen, que trabajemos juntos para el bien de este rincón hermoso perdido en el caribe. "El mundo es uno, pero para todos", Mejorar a Haití es mejorar una pequeña parte del mundo, pero poco a poco tendremos un mundo mejor, un mundo más unido por ende más fuerte.

¡Que la paz reine entre nosotros!

¡Haití existe, vive y vivirá!